Vicisitudes del Flaco

Los cinco son verdaderos  amigos, Jorge y el Flaco del barrio, con   los otros tres se conocieron en  la escuela,   hasta  hinchas  del  mismo club de fútbol. Esas tardes de licuados  en el Bar Don Julio, el café en el Parlamento, cervezas y maníes en La Modelo,  alguna cena en La Aguada cuando había plata.
Cuando el centro de la ciudad cambió, ellos también se  alejaron, al Copetín primero,   hoy  en Ciudad Vieja
El Mono, el Perro  y Jorge  siguieron en la universidad, el  Flaco y Sapo tuvieron varios trabajos, hasta  un Pool. 
Los amores adolescentes  quedaron en  el  lago del Bosque, en las primaveras del  parque Pereyra, los picnic en  Punta Lara. De los amores  juveniles  dos de ellos, Jorge y el Sapo,  con sus altibajos siguen casados.
Muchas veces asisten todos, otras  ausencias de los que están solos,  excepto el Flaco que prioriza los amigos, por lo cual tenía  conflictos con la mujer de turno, por incumplimiento de promesas como mateada en el  rió, o un fin de semana en  la costa.
Un sábado de agosto  el Flaco, no apareció. Llamadas al fijo y al celular, mensajes de texto, hasta  WhatsApp,  ninguna respuesta. Entre críticas y disculpas, terminaron los cuatro  inventando  todo tipo de fantasías




La semana  paso sin novedades, cada cual en sus obligaciones se olvidaron del faltazo de su amigo. ni lo llamaron. El sábado tampoco apareció, pero Jorge tenia noticias. El Flaco estaba enamorado, le confeso una tarde que fue a su oficina a pedirle trabajo para un muchacho que resulto ser el hijo de la mujer
La noticia causo un silencio por  unos segundos y comenzaron las preguntar, quien es, como se llama, donde están. 
Les contó lo que sabia,  que le mostró una foto, una hermosa morocha, su  nombre Tina, que por fin había encontrado la mujer ideal. Conoció a sus hijos y le llevo a  casa de su madre
Ademas planean una actividad comercial juntos.
Casi en conjunto expresaron que era muy apresurado involucrar a las familias y sobre todo asociarse,  pero bueno el sabrá. 
 Eran demasiadas noticias juntas, querían llamarlo para que les cuente, pero Jorge les dijo que se tomaron unos días, aprovechando el feriado largo, en Mar del Sud,
Siguieron con sus charlas habituales, críticas al gobierno, el precio de los autos, pero de tanto en tanto, alguno volvía a mencionar al enamorado
Cada uno, al regresa a su casa, comento con su propia familia la noticia. Las mujeres encantadas, siempre apostando a lo romántico.


Continuara......
Gardenia

2 comentarios:

  1. QUÉ BUEN RELATO!!! VOLVERÉ. ME DEJASTE INTRIGADO. JEJEJEJE.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno :) Seguiré leyéndote.

    Muchos besos

    ResponderEliminar